Resultado de imagen de CHRISTIAN MÉNDEZ PRESIDENTE DEL INSTITUTO DE HEMODONACIÓN Y HEMOTERAPIA

No está habiendo buenos momentos para la donación de sangre, ¿qué está sucediendo?

Por un lado tenemos una estacionalidad que afecta a las donaciones que son esos momentos en los que hay vacaciones o momentos en los que hay muchos desplazamientos, venimos de las navidades donde la gente dispersa la solidaridad y estamos más pendientes de las compras o de las cenas y muchas familias hacen desplazamientos para hacer visitas como rutina habitual y todo esto se está notando en las donaciones y este año se ha bajado en picado casi la mitad de las donaciones objetivas que nos marcamos. Lo que pasa es que caen las donaciones pero la actividad médica sigue existiendo igual e incluso hay picos en los que se necesita más donaciones por la siniestralidad de estos viajes que comentamos, por lo que hay una falta en nuestros bancos de sangre, arrastramos un déficit y nada más acabar la época de navidad comenzamos a hacer una gran campaña a través de los medios de comunicación para que se sepa que las reservas están mermadas y parecía que todo iba bien pero los carnavales están tan juntos de navidad que no da tiempo de recuperar los suministros que tenemos. A nivel nacional podemos encontrar datos parecidos, hay falta de donación en toda España.

Las fiestas no son buena compañía para las donaciones.

Sí porque una vez se hace la donación hay una serie de recomendaciones como no ingerir alcohol por lo que limita, o no hacer deporte extremo o coger mucho calor, por lo que sensiblemente bajan las donaciones porque la gente en estas épocas del año no quiere verse limitada, hay muchas personas que nos dicen que están de vacaciones y que con los niños en casa no es compatible con la donación.

¿Cree que las campañas con los medios de comunicación están haciendo el efecto que deberían hacer?

Yo creo que históricamente los técnicos han abordado las situaciones y es sistemático, ya que la población cambia sus hábitos y rutinas pero al final el mensaje siempre tiene que llegar a las personas porque son los únicos que nos pueden ayudar en este tema, quizá la labor es de concienciación y educación y esto es complicado de conseguir, ahora hay que lograr resolver la situación inmediata que estamos viviendo y al mismo tiempo hacer conciencia de que es necesario donar y que hay que ayudar a quien lo necesita. Nuestro objetivo principal es que la gente adquiera la rutina de donar, al igual que tenemos otras rutinas pero es una labor que lleva tiempo y no se ven los resultados a corto plazo.

Hay una serie de herramientas por las que conciencian a las personas, ¿esto facilita la labor?

Una de las cosas más importantes es la comunicación con el donante, cuando no teníamos internet se hacía a través de llamadas porque había momentos en los que necesitábamos donantes y que íbamos a estar por la zona del donante por lo que esta era nuestra manera de comunicarnos con ellos, hoy en día, hemos evolucionado con los teléfonos móviles y a los años lo hacíamos por SMS y llegábamos a tiempo con los donantes, ahora las redes sociales son importantes y nuestro Instituto tiene que estar a la orden del día con las nuevas tecnologías por lo que siempre publicamos donde vamos a estar para que los donantes se organicen y puedan acudir a donar, tenemos que evolucionar por cómo se mueve la sociedad.

Ustedes tienen otra herramienta que es que desde los centros médicos y hospitales se haga conciencia para que la población done.

Los hospitales son el principal consumidor de toda esa sangre y en esos hospitales vemos a los enfermos que están recibiendo los componentes sanguíneos y sus familiares, siempre se intenta desde el personal de promoción se le invita a que consiga algunos donantes, ya que se tendría que reponer este gasto. En un momento dado se abandonó esta práctica porque esta acción debe ser totalmente voluntaria y en cierto punto se llegó a entender que había coacción, pero uno de los valores que no se nombra es que la seguridad trasfuncional, que quiere decir que la sangre está totalmente limpia y no daña al paciente, y con esta práctica se empezó a ver que había gente que no decía sus problemas por si se le negaba la negación pero lo importante es que hayan donaciones responsables sabiendo que el componente de la sangre, ya sea por el tema que sea, va a parar a un paciente y este debe tener todas las garantias.

Otra pieza fundamental para ustedes es ir a colectivos como puede ser los bomberos, ¿funciona bien este hecho para la recogida de donación de sangre?

Sí, cada vez más intentamos cerrar convenios de colaboración como puede ser con el ejército, que colabora con nosotros y hace una labor muy importante, históricamente fue una de las grandes bases de la donación, porque siempre se convertían en donantes a lo largo de sus vidas, y cuando no se pasa a ser tan coactivo perdimos esa masa de donantes, ahora intentamos hacer acuerdos con policías, bomberos,Univesidades , etc . Las tendencias de la gente cambia y ahora funciona poner las unidades en los centros comerciales porque hay gran afluencia de público, hace años por ejemplo esto ocurría en las plazas de los pueblos que era donde existía esa afluencia, estamos en adaptación y los convenios con grandes colectivos funcionan mucho. Se trata de buscar los huecos de disponibilidad, en los lugares de trabajo de los políticos también insistimos , pero hay trabajadores en ese círculo que responden bien, pero es cierto que muchos políticos tienen un gran compromiso con las donaciones.

Se dice que los canarios y las canarias son muy solidarios y solidarias, ¿esto es cierto y se nota en las donaciones?

Sí, históricamente somos muy donantes y es verdad que en los ranking que podemos encontrar en donación de órganos somos de los primeros en la lista pero en cuanto a donación de sangre somos casi de los últimos, por lo que la solidaridad en Canarias se define que si somos solidarios pero somos un poco perezosos y hasta que no vemos que realmente la cosas se pone mal, no actuamos, y esto lo podemos notar en que cuando hay cadenas por WhatsApp de un niño enfermo que necesita sangre nos vemos desbordados y está claro que lo que nos falta es la iniciativa propia de ir a donar. Es importante que se aumente la donación y la educación para ello porque cada día avanzamos más y se van haciendo operaciones más complicadas que implica más consumo de sangre. Es una labor lenta y necesaria y todo el equipo del Instituto de Hemodonación y Hemoterapia , está muy involucrado y concienciado de la necesidad de donaciones y el esfuerzo que hacen hay que agradecérselo , pues se lo merecen y mucho.