La tasa de obesidad se ha duplicado en España en los últimos 20 años y se estima que más de la mitad de las personas adultas -el 53%- está por encima de su peso, lo que para los endocrinos supone la «gran epidemia del siglo XXI» y responsable del 7% del gasto sanitario total.

Expertos en endocrinología y obesidad han advertido este martes del aumento de la obesidad en la población española durante la presentación de un informe sobre el trato que reciben las personas con sobrepeso en las redes sociales e internet, elaborado con motivo del Día Mundial Contra la Obesidad  .

El 53% de la población española adulta está por encima de su peso -un 36% sobrepeso y un 17% obesidad- una prevalencia que ha aumentado "a una velocidad alarmante" en todo el mundo, pero que en España se ha estabilizado en los últimos años.

En el caso de los niños, el 12% padece sobrepeso y el 14% obesidad.

El vicepresidente de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), Ignacio Bernabéu, ha explicado que la obesidad es una enfermedad con un coste económico muy importante para la sanidad pública española y que está detrás de patologías tan importantes como la hipertensión, la diabetes y ciertos procesos oncológicos.

Así, Bernabéu ha subrayado que hasta el 7% del coste sanitario lo consume el tratamiento de la obesidad y sus complicaciones.

Además, en 2006 la obesidad estuvo relacionada directamente con el 15,8% de la mortalidad en varones y el 14,8% de la mortalidad en mujeres y las causas de mortalidad en pacientes con obesidad más frecuentes fueron las cardiovasculares y el cáncer.

El presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), Francisco Tinahones, ha destacado la importancia de tratar la obesidad como una enfermedad y no como un problema meramente estético y centrado en la voluntad del paciente.

"Nadie cuestiona que la hipertensión es una enfermedad que requiere un tratamiento, a pesar de que, como la obesidad, está condicionada por unos hábitos de vida", ha señalado este experto que ha destacado que hay condiciones genéticas que predisponen al exceso de peso y también enfermedades metabólicas o trastornos psicológicos.

Ha alertado también sobre la falsa imagen del sobrepeso como sinónimo de "saludable" en el caso de los niños y sobre la falsa percepción que algunas personas tienen de su condición física al advertir de que el 80 % de los obesos no reconoce que lo son.