Resultado de imagen de crisis sanitarias

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Grupo del Banco Mundial han presentado hoy un nuevo mecanismo para fortalecer la seguridad sanitaria mundial a través de una estricta vigilancia independiente y la presentación periódica de informes sobre la preparación para hacer frente a brotes, pandemias y otras emergencias con consecuencias sanitarias.

El Director General de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, y el Presidente del Grupo del Banco Mundial, Dr. Jim Yong Kim, codirigieron la creación de la Junta de Vigilancia Mundial de la Preparación, que se ha puesto en marcha hoy con ocasión de la 71.ª Asamblea Mundial de la Salud.

La Junta estará copresidida por la Dra. Gro Harlem Brundtland, ex Primera Ministra de Noruega y ex Directora General de la OMS, y el Sr. Elhadj As Sy, Secretario General de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Incluirá a dirigentes políticos, jefes de organismos de las Naciones Unidas y expertos en salud de categoría mundial, que prestarán servicio a título individual e independiente.

«El actual brote de ebola en la República Democrática del Congo es un duro recordatorio de que los brotes pueden producirse en cualquier lugar y momento», dijo el Dr. Tedros.

«Parte de la preparación consiste en disponer de un medio para evaluar los progresos realizados a todos los niveles por todos los agentes, detectar las deficiencias, incluso en materia de financiación, y asegurarse de que todos los agentes trabajan juntos y reman en la misma dirección. Estoy orgulloso de la labor que hemos realizado junto con el Grupo del Banco Mundial para establecer la Junta de Vigilancia Mundial de la Preparación, y estoy encantado de que la dirijan líderes mundiales en materia de salud tan excepcionales», añadió.

«Durante demasiado tiempo hemos permitido que se instaure un círculo de pánico y negligencia cuando se trata de pandemias: intensificamos los esfuerzos cuando hay una amenaza grave, y luego nos olvidamos rápidamente de ellos cuando la amenaza disminuye», dijo el Dr. Kim. «La creación de la Junta es un gran paso para romper este círculo. La Junta ayudará a salvar vidas, a evitar daños económicos y a velar por que mantengamos la preparación ante pandemias en un lugar prioritario de la agenda mundial».

«La preparación ante pandemias debe realizarse a nivel tanto local como mundial, y debemos involucrar de manera significativa a las comunidades locales en las labores de preparación, detección, respuesta y recuperación respecto de los brotes de enfermedades. Acojo con gran satisfacción la puesta en marcha de esta Junta y me comprometo a colaborar con todos ustedes. Todos debemos rendir cuentas ante los demás de las promesas que hacemos y de los resultados que obtenemos», dijo el Sr. Sy.

La Dra. Brundtland, copresidenta de la Junta, añadió: «Con el actual brote de ebola en la República Democrática del Congo, que nos recuerda a todos el brote de África Occidental de 2014‑2015, la importancia de estar preparados y ser resilientes ante las crisis sanitarias nunca ha estado tan clara. Si bien los progresos realizados en los dos últimos años para mejorar la capacidad de respuesta a esos acontecimientos son alentadores, sigue habiendo deficiencias, y es hora de dejar de hablar de ellas y comenzar a abordarlas. En vista de ello, acojo con agrado la creación de la nueva Junta de Vigilancia Mundial de la Preparación y me complace copresidirla. La Junta supervisará las actividades de preparación a escala mundial y hará a todos los agentes de los sectores público y privado responsables de crear capacidades esenciales en materia de salud pública, generar financiación sostenible y velar por la realización de las actividades de investigación y desarrollo necesarias».

La Junta supervisará la preparación ante emergencias de todos los gobiernos nacionales, los organismos de las Naciones Unidas, la sociedad civil y el sector privado. Informará anualmente sobre la suficiencia de la financiación, los progresos relevantes en investigación y desarrollo y la solidez de la preparación ante crisis sanitarias a nivel mundial, regional y nacional.

Sobre la base de ese informe, la Junta promoverá al más alto nivel la preparación ante crisis sanitarias. Velará por que todas las partes interesadas, a todos los niveles y en todos los sectores, mantengan estas cuestiones en la agenda política y se responsabilicen de hacer que el mundo esté mejor preparado para responder a los brotes y emergencias con consecuencias sanitarias.

El Equipo de Tareas sobre las Crisis Sanitarias Mundiales, establecido en 2016 por el Secretario General de las Naciones Unidas para responder al brote de ebola en África occidental, recomendó en su informe final de mediados de 2017 a la Asamblea General de las Naciones Unidas que era necesario realizar un seguimiento sólido y continuo de la preparación ante emergencias sanitarias a nivel mundial. Como respuesta a ello, la OMS y el Banco Mundial colaboraron para establecer la nueva Junta de Vigilancia. La secretaría de la Junta estará ubicada en la Sede de la OMS en Ginebra (Suiza).